Nuestro Blog

En este blog jurídico encontrarás respuestas a las preguntas más frecuentes sobre derecho penitenciario, civil y penal. Nuestro equipo de abogados expertos en estas áreas del derecho se encargará de brindarte toda la información que necesitas para entender y afrontar cualquier situación legal que pueda surgir.

En cuanto al derecho penitenciario, te informaremos sobre tus derechos como recluso, las condiciones de la prisión, los beneficios penitenciarios, entre otros temas relacionados con el sistema carcelario.

En cuanto al derecho civil, resolveremos tus dudas sobre contratos, herencias, divorcios, arrendamientos, entre otros asuntos legales que puedan afectar tus relaciones personales y patrimoniales.

En cuanto al derecho penal, te ayudaremos a entender los delitos, las penas, los procedimientos judiciales, las responsabilidades civiles derivadas de un delito, entre otros temas relevantes en esta área del derecho.


Vida en prisión.

Ingreso en prisión

Tengo que ingresar en prisión ¿Puedo ingresar en cualquier centro penitenciario?
Si, puedes presentarte en cualquier centro penitenciario (dependiendo del tiempo de la condena y del tipo de delito también lo puedes hacer en un Centro de Inserción Social), necesitaras aportar la documentación que acredite que tienes una orden de ingreso de un Juzgado. También es importante el llevar documentación de acreditación personal, para una correcta filiación (DNI, NIE o pasaporte), esta te será retenida.

El ingreso voluntario viene reflejado en la legislación penitenciaria como un factor positivo, a la hora de la progresión y estudio individualizado de cada interno.

Otra cosa es que una vez evaluado se te pueda derivar a otro centro, para tu clasificación y cumplimiento.

¿Qué proceso se realiza en la entrada en prisión?
Una vez admitido un recluso dentro de un establecimiento penitenciario, se procurará que el procedimiento de ingreso se lleve a cabo con la máxima intimidad posible, a fin de reducir los efectos negativos que pueden originar los primeros momentos en una prisión.
El ingreso consta de los siguientes pasos:

• Identificación personal
El procedimiento se inicia verificando la identidad personal, efectuando la reseña alfabética, dactilar y fotográfica, que servirán en el futuro para identificar a la persona en sus salidas al exterior del establecimiento por cualquier causa, incluida la puesta en libertad. Las reseñas alfabética y dactilar se realizan únicamente en el primer ingreso, quedando archivadas y sirviendo así en sucesivos ingresos, en caso de que se produjeran.
• Inscripción y apertura de expediente
Seguidamente se inscribe a la persona en el libro de ingresos y se realiza la apertura del expediente personal, que recogerá de forma cronológica todas las incidencias penitenciarias y penales de cada interno.
El expediente se reabre con cada nuevo ingreso, permaneciendo archivado, mientras tanto, en el centro del que el interno salió en libertad por última vez.
En caso de ser el primer ingreso se le asignará un número de identificación (NIS). El NIS se compone de 10 dígitos numéricos siendo los 4 primeros dígitos el año de su primera entrada en prisión y los 6 restantes números asignados correlativamente.
Consecuentemente, en caso de reingreso, el expediente personal se reabre en vez de crear uno nuevo, eso sí, siempre con el NIS que le fue asignado en su primer ingreso. Del contenido de este expediente tiene derecho a ser informado su titular, o persona que el interno designe en cualquier momento.
• Cacheo y registro de pertenencias
Se procede entonces al cacheo de la persona y al registro de sus pertenencias, retirándosele los enseres y objetos no autorizados, que se guardan en el centro previa entrega de un recibo. Los mismos podrán ser retirados por el interno al salir en libertad, por su abogado o por quien designe. En caso de llevar dinero en efectivo le será ingresado en su cuenta personal de peculio y le será entregada una tarjeta para poder disponer del mismo (se explica mas adelante).
• Información al interno
Por otro lado, el interno es informado de sus derechos y obligaciones, así como de los procedimientos para hacerlos efectivos. Esta información se le debe dar por escrito, y debería incluir toda la información relativa al régimen del establecimiento: las normas disciplinarias, los medios para formular peticiones, quejas y recursos. Siempre de forma que lo pueda entender.
• Visita médica y entrevistas
Realizado todo esto, la persona pasa a ocupar una celda en el módulo de ingresos, y normalmente al día siguiente, dependiendo de la hora del ingreso, se le realizará un examen médico, (en el plazo máximo de 24 horas) facilitándosele cualquier tipo de medicación que tenga prescrita. Por eso es interesante, si el ingreso es voluntario, el llevar consigo un certificado médico que acredite tanto las dolencias como su tratamiento, para que le pueda ser facilitada la medicación desde el primer momento.

Posteriormente será entrevistado por los profesionales del equipo técnico (educador, psicólogo, trabajador social y jurista) que valorarán su situación y propondrán su ubicación definitiva en otro módulo del establecimiento, de acuerdo a la personalidad e historial delictivo. La estancia máxima en ingresos es de 5 días.

¿Necesita el DNI?
No, el DNI o NIE, no es necesario en prisión, pero si es conveniente el llevarlo para su perfecta identificación en el ingreso, posteriormente será retenido y custodiado en el departamento de Régimen del Centro Penitenciario, junto al resto del expediente personal.
El método de identificación dentro de la prisión es el NIS (número de identificación de seguridad). Es un carnet en el que hay una fotografía del interno (tomada el día de su ingreso), su huella digital y su nombre completo. Este documento lo deberá llevar siempre consigo para su perfecta identificación por parte de cualquier funcionario que se lo requiera.
¿Necesito dinero para vivir en prisión?
El dinero en efectivo en las cárceles españolas está prohibido, todo se paga por medio de una tarjeta magnética (tipo tarjeta de débito) que está vinculada a la cuenta de peculio personal de cada interno.
Esa tarjeta se puede usar en los economatos modulares. Que son unas tiendas donde pueden comprar productos de alimentación, higiene, tabaco y pines de recarga para las llamadas telefónicas desde las cabinas. Aunque la prisión todos los meses da un pack con productos básicos para la higiene personal y para la limpieza de la celda.
¿Cómo se hacen los ingresos, pueden tener dinero en efectivo?
Previamente en su ingreso en prisión, si el interno llevase dinero en efectivo, cosa que es recomendable si estuviese programado el ingreso, se le abriría una cuenta de peculio, en la que se le ingresaría la cantidad que portase en el momento de su cacheo
se le hace entrega al interno de una tarjeta de “peculio” codificada, de plástico, con la que puede gastar hasta 100 € semanales en los economatos (hay uno en cada módulo). Se le puede ingresar a través de una cuenta de Instituciones Penitenciarios, actualmente en el Banco de Santander. Puedes llamar al teléfono de información de la prisión y te facilitarán el nº de cuenta. Ya que es diferente dependiente de la prisión. Al hacer el ingreso es importante indicar el nombre, apellidos del interno y nº de NIS. Importante, quién le transfiera debe ser un familiar AUTORIZADO como visitante, o un letrado que conste como defensor en el Centro Penitenciario. En algunas prisiones pueden hacerse los ingresos en efectivo, es conveniente informarse bien, no solo de si existe la posibilidad, sino de la cuantía y el horario.
¿Se puede tener TV en la celda? ¿Cómo se consigue?
Si se puede tener televisión en la celda, siempre y cuando sea comprada en el propio centro, ya que por seguridad las televisiones vienen precintadas, para que no puedan ser manipuladas de ninguna forma. La TV se compraría en el economato y tiene un precio aproximado de 200€.
¿Cómo puedo hablar por teléfono con un interno?
El interno no puede recibir llamadas, solo puede realizarlas.
Antes de pensar en llamar, lo primero que hay que hacer es acreditar los teléfonos de con quien se quiera hablar. En un primer momento se autorizan, de forma provisional tres teléfonos, por un periodo máximo de treinta días. Después será el propio interno, por medio de instancia a seguridad, quien tendrá que facilitar facturas originales de los teléfonos con los que quiera comunicar. En las mismas deberá aparecer el número y el titular. En caso de no ser original se suele exigir que lleve un sello del distribuidor.
El máximo de teléfonos que se pueden autorizar son 10, incluidos los de los abogados. En la actualidad, cada interno tiene la posibilidad de realizar hasta 25 llamadas semanales de 8 minutos.
En la actualidad existe un servicio de video llamada que también se puede utilizar. Las llamadas a los abogados autorizados no contabilizan dentro de las 25.

Estas llamadas pueden ser realizadas dentro del horario de paseo de los internos, que suele ser desde las 09:00 hasta las 13:45 y de 17:00 a 19:45 horas, dependiendo del centro penitenciario.

El coste de las llamadas va desde los 28 céntimos por una llamada provincial, a los casi 2 euros de la video llamada.

Estas llamadas son costeadas por los propios internos a través de un saldo que se activa con su número de NIS, y se recarga mediante la compra de “pines” de 5€ cada uno, que se compran en el economato. También es posible que los familiares autorizados recarguen el saldo a través de un sistema, detallado en la página web de la compañía encargada del servicio de telefonía, que a día de hoy es www.mytelio.es.

¿Qué tipo de visitas puedo hacer a un interno?

Hay dos formas de visitar a un interno:
1. Comunicaciones especiales (conocidas habitualmente como vis a vis) Solo podrán disfrutarlos internos sin permisos ordinarios de salida, o los obtenidos mediante hoja de recompensa. Y pueden ser:
Íntimos: Para acceder a este tipo de comunicaciones tendrás que estar casado o acreditar que quien viene es pareja estable.
Se puede solicitar uno al mes y se desarrollan en habitaciones habilitadas a los efectos, con una intimidad asegurada y la duración aproximada es de dos horas.
Familiares: Solo podrán acudir familiares, no amigos. Al igual que el íntimo, solo se tiene derecho a uno al mes y su duración es de dos horas, el número máximo de familiares que pueden asistir es de cuatro.
Convivencia: Son las que el interno puede hacer con sus hijos, siempre que alguno de ellos sea menor de 10 años y tiene una duración máxima de 6 horas.

Estas comunicaciones tienen que ser solicitadas por el interno mediante instancia. A todas ellas se puede llevar cualquier producto que se venda en el economato para su consumo, no permitiéndose que se introduzca ningún tipo de producto desde el exterior.

Los menores deberán de asistir siempre acompañados por un adulto que se responsabilice de ellos.

2. Comunicaciones por locutorio:

Se realizan en los locutorios del establecimiento, con familiares y amigos previamente autorizados, con un máximo de cuatro personas por visita. Suele ser una visita semanal de 40 minutos y en fin de semana. La cita debe de ser solicitada por los familiares o amigos y siempre con cita previa.

¿Cuándo puede visitarme mi abogado en prisión?

Un abogado siempre puede ir a verte sin pedir cita previa y sin límite de tiempo. Lo único que es conveniente es que antes de que se desplace se informe de cuál es el horario del departamento de comunicaciones. Ya que normalmente al medio día se encuentra cerrado debido a que los presos tienen que permanecer en las celdas.

¿Cómo puedo obtener cita previa para visitar a un interno?

Podrás obtener cita previa de dos formas:

1. Llamando por teléfono al número del centro penitenciario habilitado para ello, donde te pedirán:
• El número del NIS del interno a visitar.
• Los números de DNI/PAS/NIE de los visitantes (previamente autorizados por la prisión)
2. A través de internet, accediendo a la página: https://citaprevia.institucionpenitenciaria.es/cita-previa-publico/, donde te solicitarán:
• El número del NIS del interno al que se visita.
• Los números de DNI/PAS/NIE de los visitantes (previamente autorizados por la prisión)

¿Qué tipo de objetos y ropa se le puede hacer llegar al interno?
A los internos se les puede hacer llegar, en términos generales, ropa, calzado y libros, en una bolsa, que tras su correspondiente revisión le será entregada, en caso de que algunos objetos fuesen retenidos, los familiares o amigos los tendrán que retirar al finalizar la comunicación, pero nunca en un plazo superior a quince días.

¿Se pueden enviar cartas a un interno?
Si, se le pueden enviar al interno siempre y cuando cumplan se cumplan los siguientes requisitos:
• En los establecimientos penitenciarios no se establecen limitaciones en cuanto al número de cartas que pueden recibir y enviar los internos. Salvo cuando, por cuestiones de seguridad u orden judicial el interno tenga las comunicaciones intervenidas. Lo mismo pasa con las llamadas telefónicas.
• En las cartas que envíen los internos, deberá identificarse el destinatario y deberá constar el remitente, teniendo que firmar el registro de salida de las mismas.
• La correspondencia que reciben los internos, será inspeccionada por el personal funcionario, en presencia del destinatario, a fin de comprobar que no contiene objetos prohibidos.
• Las comunicaciones escritas entre los internos y su abogado defensor o procurador sólo podrán ser intervenidas por orden de la autoridad judicial.
• En caso de decretarse la intervención de la correspondencia se podrán remitir sólo dos cartas a la semana y no irán en sobre cerrado.
¿A un interno pueden visitarlo sus hijos menores?
Sí, acompañados de sus padres o tutores, a las comunicaciones por locutorio, a las comunicaciones especiales familiares y a los de convivencia, siempre que el interno lo haya solicitado y lo autorice el centro penitenciario.
¿Un interno tiene asistencia médica en la prisión?
Sí. La ley establece atención sanitaria plena para los internos. Existe un servicio médico en cada centro, atendido por profesionales de la medicina y enfermería. Además, en caso de precisar atención especializada, se les traslada a los hospitales de la red pública, al igual que si se necesita atender alguna urgencia.

Derecho Penitenciario

¿Cuáles son los diferentes grados por los que puedo pasar en prisión?

Los principales grados por los que puedes pasar en prisión serán los siguientes:

1. Primer grado: También conocido como régimen cerrado, es el grado de mayor seguridad en el que se encuentran los internos considerados de mayor peligrosidad o riesgo de fuga. Los reclusos en primer grado tienen limitadas las salidas de su celda y las comunicaciones con el exterior.
2. Segundo grado: También conocido como régimen ordinario, es el grado intermedio en el que se encuentran la mayoría de internos. En este grado, los reclusos tienen más libertad de movimiento dentro del centro penitenciario y pueden participar en actividades laborales, educativas y de ocio.
3. Tercer grado: También conocido como régimen abierto, es el grado de menor seguridad en el que se encuentran los internos considerados de menor peligrosidad y con un mayor nivel de reinserción social. En este grado, los reclusos pueden disfrutar de autorizaciones para salir del centro penitenciario durante el día para trabajar, estudiar o realizar otras actividades autorizadas.

¿Cuáles son los requisitos para empezar a tener permisos?
Para obtener permisos penitenciarios en España, los internos deben cumplir con los siguientes requisitos:
1. Tener clasificación en segundo grado o régimen abierto.
2. Haber cumplido la cuarta parte de la condena.
3. Tener un buen comportamiento, así como haber participado en los programas que se les haya recomendado por parte de los profesionales del Centro.
4. No estar cumpliendo ninguna sanción o parte.
5. Tener arraigo familiar o social que garantice la reinserción una vez obtenido el permiso. Se trata de un aval o familiar o de alguna asociación que se haga cargo del interno durante los permisos en un piso de acogida.
6. Una vez propuesto el permiso por parte de la Junta de Tratamiento, deberá ser aprobado por el Juez de Vigilancia Penitenciaria correspondiente, previo informe de la Fiscalía.

Estos son los requisitos generales que deben cumplirse para obtener permisos penitenciarios en España. Estos pueden cambiar, ya que el sistema penitenciario español se basa en el modelo individualizado de intervención, por eso varía en cada caso concreto.

¿Cómo puedo obtener el tercer grado?
Para acceder al tercer grado penitenciario, primero se debe cumplir con una serie de requisitos y pasar por un proceso de evaluación por parte del equipo técnico de la prisión. Algunos de los requisitos comunes para acceder al tercer grado penitenciario suelen ser, entre otros:

• Haber cumplido una parte significativa de la condena impuesta.
• Mantener un buen comportamiento dentro del centro penitenciario.
• Participar en programas de reinserción y formación laboral o educativa.
• Tener un plan de reinserción social y laboral viable.
• Contar con el aval favorable del equipo técnico de la prisión.

Una vez cumplidos los requisitos y obtenido el visto bueno del equipo técnico, se presenta la solicitud de acceso al tercer grado penitenciario ante la Junta de Clasificación y Tratamiento de la prisión. Esta junta revisará el caso y decidirá si se otorga el tercer grado penitenciario al recluso. Debiendo de ser ratificado por el Centro Directivo y aprobado por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria correspondiente.

Prisión preventiva, ¿Qué es? ¿Cuándo se aplica?
Se trata de una medida cautelar impuesta por el juez instructor de una causa y es cuando al investigado se le ingresa en prisión de manera temporal.

Podrán decretar prisión provisional cuando se cumplan los siguientes requisitos:

• Que existan hechos delictivos con penas máximas igual o superiores a 2 años, o inferiores si el imputado tiene antecedentes.
• Que existan motivos suficientes para pensar que es responsable criminalmente del delito.
• Que se persigan fines como:
o Garantizar que el imputado esté presente en el proceso, si hay riesgo de fuga.
o Evitar que haya posibilidad de ocultar, alterar o destruir pruebas.
o Impedir que el acusado pueda actuar contra bienes jurídicos de la víctima.
o Evitar que pueda cometer otros delitos.

Permisos fuera de tu comunidad autónoma ¿Cómo solicitarlos?

La primera distinción que debemos tener en cuenta es si son ordinarios o extraordinarios.

• Los permisos ordinarios son aquellos que posee cualquier interno clasificado en segundo o tercer grado y cuyo cumplimiento privativo de libertad sea mayor de un cuarto de la condena y no se aprecie en ellos mala conducta. Se conceden como preparación para su vida en libertad, constando de un total de 36 o 48 días al año.
• Los permisos extraordinarios son aquellos que se conceden para casos excepcionales como fallecimiento o enfermedad grave de padres, cónyuges, hijos o por otras cuestiones importantes de análoga naturaleza.

Vemos necesario apuntar la diferencia de unos y otros puesto que no se dan en las mismas circunstancias; no es lo mismo que tu residencia habitual/ vivienda familiar se encuentre en Galicia y que estés cumpliendo condena en Madrid qué que por cuestiones extraordinarias debas realizar un viaje de forma puntual.

La aprobación de los permisos corresponde, en primer lugar, al Equipo técnico que es quien comprueba la concurrencia de los requisitos exigidos y elabora un informe. La Junta de Tratamiento acordará la concesión o denegación del permiso solicitado en base a este informe.

Si la Junta de Tratamiento acuerda la concesión, se elevará dicho acuerdo, junto con el informe del Equipo Técnico, al Juez de Vigilancia Penitenciaria. Al tratarse de permisos fuera de la Comunidad Autónoma de cumplimiento, el Juez recabará y solicitará los informes correspondientes tanto al Centro Penitenciario como al Ministerio Fiscal.

Es un procedimiento similar a la concesión de permisos ordinarios de más de dos días de duración.

¿Cómo funcionan las penas superiores a 20 años
En muchas ocasiones escuchamos hablar de que una persona ha sido condenada a 40, 50 o “x” años de cárcel.

Vamos a aclarar esta cuestión.

En España existe un límite máximo de prisión que puedes cumplir, salvo casos y cuestiones excepcionales cuyo límite puede ser ampliado.

Como establece el Código Penal en su artículo 36: “La pena de prisión tendrá una duración mínima de seis meses y máxima de veinte años, salvo lo que excepcionalmente dispongan otros preceptos del presente Código”.

Por lo tanto, ¿Si a mi familiar ha sido condenado a 22 años de prisión, es sobre esa pena sobre la que debemos calcular el tercio, el cuarto o la mitad de la condena?

La respuesta es no. Debemos analizar uno a uno los delitos a los cuales ha sido condenado y como establece el Código Penal en su artículo 76: “El máximo de cumplimiento efectivo de la condena del culpable no podrá exceder del triple del tiempo por el que se le imponga la más grave de las penas en que haya incurrido, declarando extinguidas las que procedan desde que las ya impuestas cubran dicho máximo, que no podrá exceder de veinte años”.

Así es que si la pena mayor es de 6 años y 3 meses; el cumplimiento efectivo de la condena no podrá ser superior a: 18 años y 9 meses.

Salvo en los siguientes casos, cuyo límite máximo será:
a) De veinticinco años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos y alguno de ellos esté castigado por la Ley con pena de prisión de hasta veinte años.
b) De treinta años, cuando el sujeto haya sido condenado por dos o más delitos y alguno de ellos esté castigado por la Ley con pena de prisión superior a veinte años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *